La vida es una sucesión continua de momentos únicos.

Cuando menos nos lo esperamos, nos enfrentamos a eventos complejos que debemos superar si deseamos persistir en busca de nuestros sueños. En los últimos años, he tenido que afrontar periodos críticos, relacionados con la salud de mis hijos, que me han obligado a mejorar como persona y como profesional, aprendiendo a gestionar la adversidad y la motivación para seguir adelante.

De estas experiencias traumáticas, decidí obviar lo negativo y tratar de extraer lo positivo. En función de lo anterior, he dedicado mucho tiempo a investigar, reflexionar y aprender sobre aquello que el devenir nos plantea con objeto de adecuarlo tanto a las personas como a las organizaciones en las que interactúan.

Creo en la constancia, la creatividad y el conocimiento para alcanzar los objetivos que nos marcamos. Disfruto de cada proyecto en el que decido embarcarme y creo que es vital mantener siempre la ilusión por aprender de todo aquello que nos rodea.

Me encanta la lectura, la música y  la buena conversación en compañía de amigos y compañeros.