7 pautas para gestores y directivos

Los directivos como los buenos delanteros no deben ir donde está la pelota sino donde estará en los próximos segundos… GOL
Parafraseando a Wayne Gretzky (Jugador de hockey)

Reflexionaba hace unos días en un seminario sobre los gestores actuales y la función directiva en estos tiempos. Sobre la necesidad innegociable de orientar sus pautas de actuación hacia el Cliente (interno y externo), algo que aumenta sus posibilidades de éxito.

directivosdehoy

¿Se han adaptado la mayoría de los gestores y equipos directivos a los nuevos tiempos?

ASPECTOS FUNDAMENTALES

1.PREVER LO QUE OCURRIRÁ:

El valor de un gestor reside en su capacidad de prever lo que ocurrirá y adaptarse al nuevo escenario. Para describir el presente vale todo el mundo. En su habilidad para plantear posibles escenarios e idear alternativas a lo que suceda, con la garantía de que siempre existe un plan B.

2. ESTABLECER LA RUTA:

En su facilidad para establecer las líneas estratégicas que marquen el rumbo de la compañía, definiendo y desarrollando un modelo de negocio que establezca un marco adecuado de actuación, con objeto de facilitar la ejecución de acciones que garanticen la consecución de objetivos.

3. AUNAR VOLUNTADES:

Su razón de ser se fundamenta en su capacidad para aunar voluntades en pos de un objetivo común. Ya que, parafraseando a Ariel Sher, la empresa vale la pena cuando empuja libertades individuales desde el compromiso colectivo. Es algo esencial su facilidad para aglutinar y cuidar el talento, inspirando, implicando y motivando a los que le rodean.

4. DECIDIR CON RÁPIDEZ:

Decía Peter Drucker, considerado el padre del ‘management’ moderno, que donde había una empresa de éxito alguien tomo alguna vez una decisión valiente. En la línea del maestro los nuevos gestores deben ser capaces de tomar decisiones con rapidez y en ocasiones sin la información óptima, evitando la paralización por la perfección o, lo que es lo mismo, no tomo la decisión hasta poseer toda la información.

5. CAPACIDAD PARA DESAPRENDER:

En su predisposición para empaparse de todo y de todos, con flexibilidad mental para incorporar nuevas ideas. Huyendo de modos de resolución preconcebidos y evitando encerrarse en su torre de marfil. La verdad está ahí fuera: En otros sectores, países, culturas, disciplinas…

En su capacidad para desaprender y ver el entorno con ojos nuevos.

6. MENTALIZACIÓN Y AUTOGESTIÓN:

Además de aprender a gestionar empresas, lo que implica gestionar personas es todavía más importante conseguir gestionarse uno mismo. Algo vital para alcanzar la plenitud interna y la autorrealización, buscando los interruptores que nos pongan continuamente en marcha y las razones que nos llevan a seguir adelante con ilusión y optimismo.

7. FACILIDAD PARA LA CONVERSACIÓN:

Los mercados, las empresas, las instituciones… son continuos diálogos entre personas. De nuestra capacidad para comunicar depende en gran medida nuestro éxito. Nuestra habilidad para trasmitir ideas, proyectar la imagen del negocio, solucionar conflictos, convencer prospectos… utilizando todos los medios que están a nuestro alcance. Teniendo en cuenta que sigue siendo el cara  a cara el más importante.

EN DEFINITIVA…

Un directivo, un gestor es aquel que con unos recursos limitados (personas y tecnología) y mediante la observación, la planificación y la acción debe alcanzar unos objetivos predefinidos.

De su capacidad para adelantarse al futuro, de sus conocimientos para establecer el camino, de su poder de convicción para aunar voluntades, de su destreza a la hora de tomar decisiones, de su facilidad para desaprender, de su autogestión y de la fuerza de la comunicación dependerá su éxito.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.