El oráculo de Delfos

El oráculo de Delfos

El oráculo de Delfos llegó a ser el centro religioso del mundo helénico. Se trataba de un gran recinto sagrado dedicado al dios Apolo, al que acudían los griegos para preguntar a los dioses sobre cuestiones de importancia. Situado en Grecia, en la antigua ciudad de Delfos, al pie del monte Parnaso. Se dice que, en sus dinteles de piedra, había grabadas dos inscripciones. Dos que tienen absoluta vigencia muchos siglos después.

  • Conócete a ti mismo
  • Nada en exceso

Se trata de dos preceptos fundamentales, tanto para empresas como para sus gestores, tan útiles a nivel personal como necesarios pensando en términos de la organización.

CONÓCETE A TI MISMO

Estas palabras, escritas por los siete sabios en el frontispicio del templo de Delfos, son clásicas en el pensamiento griego y se atribuyen a Tales de Mileto. A lo largo de la historia,  muchos pensadores han reflexionado sobre ellas, siguiendo el ejemplo de Sócrates y Platón

Desde el punto de vista empresarial, es esencial conocer a fondo nuestro negocio para ser conscientes de las debilidades y fortalezas del mismo. Cuantas organizaciones están pasando por problemas porque no fueron capaces prever su reacción ante un cambio de tendencia. En ningún momento se plantearon como respondería su negocio ante una situación como la actual y continuaron alimentando estructuras rígidas basadas en el crecimiento indefinido.

Conocer a fondo nuestra empresa, y el entorno en el que se desenvuelve, nos  permitirá adoptar las decisiones adecuadas y responder con eficacia a un devenir cambiante y tremendamente complejo.

Centrándonos en el ámbito personal el hecho de conocer  nuestro interior y ser conscientes tanto de nuestras fortalezas como de las limitaciones permite:

•       Comprender aquello que nos está sucediendo y las sensaciones que  estamos sintiendo.

•       Tener pleno control emocional, regular la manifestación de una emoción y/o modificar un estado de ánimo y su exteriorización.

•       Aumentar nuestra  capacidad de motivarnos y de motivar a los demás.

NADA EN EXCESO

La segunda frase que descansaba en los muros del Oráculo de Delfos era “nada en exceso”, atribuida a Solón de Atenas.

Se trata de un aviso que propone el equilibrio frente a los extremos. Una invitación  a la moderación que hubiera permitido evitar esta transición de un optimismo empresarial exacerbado hacia el actual pesimismo. Un freno ante la ambición desmedida que nos hizo incurrir en riesgos desproporcionados, los cuales han originado muchos de los problemas actuales.

Relacionado con lo anterior, el budismo nos habla del “Camino Medio” que implica una visión equilibrada de la vida, tratando de reconciliar a los extremos que subyacen a los puntos de vista opuestos.

Es aconsejable crecimiento empresarial sostenible sustentado sobre fuertes cimientos que permitirán aguantar las embestidas de los ciclos económicos. Huyendo de las empresas gacela, aquellas que crecían el 20% varios años consecutivos, ya que a muchas de ellas se las comió el león.

Hemos vivido durante muchos años en la cultura del pelotazo y venerado a algunos empresarios que subidos al tren de las distintas burbujas crearon en poco tiempo grandes negocios (que no hay nada malo en ello siempre que se haga por medios éticos y legales) pero debemos volver a la cultura del equilibrio, del esfuerzo diario, de organizaciones flexibles y resistentes capaces de aguantar las inclemencias del entorno sin desmoronarse como si de un castillo de naipes se tratara.

Refiriéndome al aspecto personal de la sentencia la clave reside en el autocontrol, en el hecho de ser conscientes de nuestros vicios y defectos para eliminarlos o moderarlos.

Huir de la figura del “gestor veleta”  aquel que su estado de ánimo fluye en función de la dirección del viento, pasando de la alegría al desánimo en cuestión de horas. Buscando actitudes más equilibradas que permitan tomar decisiones efectivas en situaciones de tensión, adoptando modelos asertivos orientados a los objetivos que esperamos alcanzar y no a la situación en la que nos encontramos.

Profundizo en el oráculo de Delfos en uno de los capítulos del libro El Penalti de Panenka, una parábola de Marketing, Innovación y Personas.

1 Comment

  1. Existe un libro con el titulo ‘Nada es exceso’ que puede ser pedido en Amazon. Saludos

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.