Nuevas ideas, personas nuevas

“Contra la idea de nuestro siglo, la idea de la relativo, circunstancial y aleatorio, que va de James Joyce a Albert Einstein, aflora hoy un medievalismo de valores absolutos -como si hubiera de eso-, incontaminados, perfectos.”

Francisco Umbral

A Albert Einstein se le atribuye una frase que viene a decir lo siguiente: “No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando se crearon.” En mi modesta opinión creo que eso es lo que está ocurriendo en muchos ámbitos, se espera que las cosas cambien haciendo lo mismo.

concienciabilidadsergiobernues

HUIR DE MODOS DE RESOLUCIÓN PRECONCEBIDOS

Se precisa de gente nueva que huya de modos de resolución preconcebidos, gente dispuesta a tomar decisiones distintas y valientes, consciente de que los tiempos han cambiado pero sigue siendo posible hacer las cosas de otra manera. Olvidemos el pasado, los antiguos paradigmas, los “felices años” del ladrillo y centrémonos en la actual coyuntura para eliminar lo que no ha funcionado o lo que no tiene sentido.

Desde mi ignorancia no es lógico que el banco central europeo preste dinero (público) a los bancos privados para que estos lo presten a los estados. Y que luego cuando tienen problemas sean los estados los que deban rescatarlos con dinero público. Entiendo que su caída podría ser peor pero luego bien habrá que exigirles un estricto control para que actúen con trasparencia, sentido común  y con la obligación de revertir en la sociedad lo que el estado les ha dado. Además toda empresa corre el riesgo de quebrar si la gestión no es la adecuada, otra cosa es  establecer los mecanismos adecuados para asegurar el dinero de los ahorradores. Y por supuesto es inmoral e ilógico indemnizar a aquellos gestores cuya gestión ha sido desastrosa.

AMPLIAR LA PERSPECTIVA PARA APORTAR NUEVAS SOLUCIONES

Necesitamos gente que crea en ideas y no en ideologías, gente que crea en mensajes y no en mensajeros, gente que busque. Personas con capacidad para desaprender que huyan de los extremos, ya que la historia nos dice que los tiempos de incertidumbre suelen ser generadores de peligrosos extremismos.

Se requiere de individuos capaces de abstraerse del remolino pesimista de lo cotidiano, con capacidad para salir del torbellino y observar las cosas con perspectiva, con la suficiente frialdad e inteligencia para tomar decisiones futuras.

Debe de haber un soplo de aire fresco que renueve el “saber hacer” y las formas de actuar de muchas organizaciones, instituciones, empresas… Ancladas en un pasado que no volverá, todavía incapaces de dar un golpe de timón que sincronice su modelo de negocio con el entorno y lo reoriente hacia el Cliente.

Los cambios suelen ser traumáticos y en la actual situación todavía más. Las decisiones son arriesgadas porque los contextos son críticos pero, posiblemente, si optamos por la cooperación, por el consenso, por tratar de sumar o multiplicar en vez de restar o dividir y las tratamos de explicar, argumentando por que se toman y los posibles escenarios que generarán es más fácil que la gente las entienda.

Vamos a intentar que hablen aquellos que nunca dicen nada porque en ocasiones son los que más escuchan, procurar centrarnos en la reflexión y las nuevas aportaciones en vez de la crítica continua. Para posteriormente establecer planes de actuación que nos pongan en marcha porque las ideas no duran mucho, hay que hacer algo con ellas. Decía Ramón y Cajal.

Hace unos días leí una frase interesante que me pareció idónea para la coyuntura actual: “La gente brillante habla de ideas, la gente común habla de cosas y la gente estúpida habla de la gente”.

EN DEFINITIVA…

Todavía queda mucho por hacer y estamos faltos de nuevas ideas. Cuanto antes salgamos de esta dinámica pesimista y empecemos a pensar en oportunidades en vez de problemas, en aportaciones en vez de quejas. Cuanto antes decidamos apostar por el arco iris aunque todavía dure la tormenta y nos pongamos en marcha mejor.

A veces la vida no hay que perder tiempo en comprenderla en su totalidad, es preciso vivirla y seguir caminando. Reflexión, decisión, acción, conclusión…Y así una y otra vez…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.