Un kit kat

Recuerdo la famosa campaña de la barrita de chocolate de nestlé, en la cual planteaban el hecho de hacer un paréntesis entre el estresante trabajo y desconectar, disfrutando de un kit kat.

En el mundo de la empresa e incluso en el personal, hay ocasiones en las que tenemos tanto trabajo, todo va tan rápido, que nos convertimos en simples apagafuegos. Solucionando problemas a corto plazo sin apenas planificación, estresados por el agobiante trabajo diario.

Si no decidimos nosotros el camino que debemos tomar serán otros los que nos llevarán por el suyo. Abraham Lincoln decía que si te daban ocho horas para cortar un árbol, dedicaras siete a afilar el hacha.

A veces, no nos podemos permitir “el lujo” de pensar (afilar el hacha) y tenemos que continuar sacando la faena diaria como sea (aunque la herramienta esté sin afilar), hasta que entramos en una dinámica difícil de detener que no nos lleva a ningún sitio. ¡Hemos pensado alguna vez hacia donde queremos dirigirnos!

Es en estos momentos, en los que es aconsejable “perder un poco de tiempo” y tomarnos un respiro para analizar y planificar detenidamente lo que es más conveniente hacer… disfrutar de un kit kat

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.