Una historia que contar

“La vida es una sucesión de historias… mientras unos las cuentan y otros las escuchan, hay algunos que tienen la asombrosa capacidad de escribirlas”
Quibiro Güey

Un hombre ciego pedía limosna en una transitada calle de la ciudad, a su paso muchos lo observaban pasando de largo mientras leían un cartón escrito con rotulador negro en el que ponía: Soy ciego, por favor ayúdeme.

Pasadas unas horas y con unas pocas monedas en la lata, una joven vestida de ejecutiva se paró delante de él, agachándose cogió su cartel y escribió unas palabras en la parte trasera del mismo. A continuación lo colocó en su lugar y se alejó.

De repente la lata empezó a sonar con insistencia, las monedas impactaban en el metal produciendo una hermosa melodía. El viejo invidente sonreía sorprendido…

Al caer la tarde el ciego volvió a oír los mismos pasos que unas horas antes se habían parado a escribir. La joven se detuvo de nuevo, sonriendo satisfecha mientras observaba el recipiente repleto de monedas e incluso algún billete.

– ¿Qué le hizo a mi letrero? – preguntó el viejo

– Nada – contesto la joven – escribí lo mismo pero con otras palabras.

En el cartel figuraba el siguiente mensaje: Es un hermoso día, yo no lo podré ver.

LA IMPORTANCIA DE CONTAR HISTORIAS

Esta es una de las leyendas que se pone de ejemplo en muchos libros de marketing y que ilustraba a la perfección lo que hoy quería contarles.

Las empresas deben ser capaces de generar historias que interactúen con los Clientes, que les toquen la fibra. Que pongan en marcha los interruptores que posibilitan la acción (la compra, el voto, el cambio de una actitud…).

Recordamos lo que nos llega, lo que nos emociona por eso usted no recordará exactamente lo que hizo el Miércoles pasado a esta misma hora y seguro que es capaz de rememorar con claridad que estaba haciendo el 11 de Septiembre de 2001 cuando se enteró del atentado de las torres gemelas.

Historias que invitan a vivir experiencias a partir de los productos (bienes y servicios) del negocio como es el caso de Coca Cola y su instituto de la felicidad o campofrío y su campaña en la que reúne a muchos de los grandes humoristas del país en torno a la tumba de Gila.

Una de las diferencias en cuestiones de marketing entre el F. C. Barcelona y el Real Madrid, independientemente de forofismos, es que los primeros tienen en la actualidad una historia atractiva e impactante. Fundamentada en una filosofía de trabajo basada en un estilo de juego claramente definido e innegociable, unos valores, la confianza en la cantera, el todos para uno y uno para todos… En definitiva una historia reconocible, coherente y perfectamente narrada.

EL SECRETO RESIDE EN EL CONTENIDO

Como he explicado en alguna ocasión, el secreto reside en el contenido, la importancia de generar una historia, coherente con el posicionamiento del negocio, que rodee al Cliente como si de una atmósfera se tratase y posibilite que se identifique, se sienta a gusto y haga negocios con nosotros.

Un marketing que genera historias que van saltando de un soporte a otro, acciones multiformato. Lo que contribuye a obtener un aumento considerable de la repercusión que producen las mismas, incluso el tiempo que permanecen activas. Por tanto lo fundamental es el contenido no el soporte.
Se trata de acciones que interactúan con el Cliente, el cual extrae sus propias conclusiones que determinarán la percepción que tiene de la empresa, marca, producto.

Estas historias no surgen de forma espontánea, nacen de la observación, la planificación y el desarrollo de actuaciones coherentes con lo anterior que posibiliten experiencias positivas, memorables y dignas de ser contadas

EN DEFINITIVA…

Elija un grupo de Clientes y proporcióneles una historia que los enamore. Ya que usted puede conseguir hacer negocios. Incluso llegar a la mente de sus Clientes pero la clave reside en conquistar su corazón.

Evidentemente es condición necesaria, pero no suficiente, que detrás de todo esto haya un buen producto (bien o servicio).

1 Trackback / Pingback

  1. La chispa de la vida

Leave a Reply